• Moisés López

La sedación consciente en odontología

A la hora de visitar al dentista muchos pacientes, especialmente niños y adolescentes, tienen ansiedad dental, que puede ser innata o adquirida a partir de malas experiencias propias o de familiares y amigos. Por ello, es importante que estos pacientes sean tratados adecuadamente, para que tratamientos como extracciones o restauraciones dentales, no supongan una experiencia traumática consiguiendo evitar el miedo y el dolor


¿En qué consiste la sedación dental consciente?

Consiste en la aplicación de un conjunto de fármacos administrados por un anestesista profesional, inhalados o administrados a través de una vena, con el fin de relajar al paciente que padece ansiedad. Esto permite generar una situación de absoluto relax para el paciente que además podrá colaborar con los profesionales dentales ya que permanece despierto en todo momento.


¿Hay algún riesgo o efecto secundario para el paciente?

El índice de complicaciones derivados de una sedación es extremadamente bajo. Miles de pacientes se someten a un procedimiento médico o quirúrgico bajo sedación diariamente.

No hay ningún tipo de efecto secundario, ya que los fármacos empleados se eliminan por completo en muy pocos minutos, y por ello, el paciente despierta con toda normalidad.


¿A quién puede aplicarse la sedación dental consciente?

El dentista deberá evaluar el historial médico del paciente, así como el procedimiento que esté previsto realizarle.

Para la sedación dental consciente es posible que necesite un examen por parte de su médico antes del procedimiento. También puede necesitar ciertas pruebas, incluyendo análisis de sangre, una radiografía de tórax o un electrocardiograma (ECG).


La sedación dental consciente funciona para casi el total de las personas extremadamente ansiosas, pero siempre habrá un mínimo porcentaje de personas a las que no funcione, ya sea porque le resulta imposible cooperar incluso sedado, porque tiene una alta tolerancia a los medicamentos utilizados para la sedación y/o porque pueda verse afectado por cualquier medicación que el paciente esté tomando.

Esta técnica de sedación dental consciente es perfecta para aquellos procedimientos cortos o más traumáticos, tales como la extracción de las muelas del juicio, o ciertos tipos de cirugía oral. Sin embargo, si el procedimiento resulta largo en el tiempo se deberá evaluar si la anestesia general es una mejor opción, por ejemplo, en tratamientos que duren más de un par de horas de intervención.



Entradas Recientes

Ver todo